Skip to main content

JESÚS ALFREDO GUZMÁN, HIJO DE “EL CHAPO”, FUE SECUESTRADO POR UN COMANDO EN PUERTO VALLARTA

Por Redacción

Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se encuentra entre las personas que fueran plagiadas por un comando en Puerto Vallarta, Jalisco. El Fiscal General del Estado de Jalisco, Eduardo Almaguer Ramírez, lo ha confirmado.

Jesús Alfredo es perseguido por Estados Unidos por cargos de narcotráfico.

De acuerdo con distinta información no oficial, podría tratarse de un enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación.

En junio de 2015, el Gobierno mexicano cometió una pifia al asegurar que la Marina había detenido en Zapopan, Jalisco, a Jesús Alfredo Guzmán Salazar, sin embargo días después se confirmó que su verdadera identidad era otra: Félix Beltrán León.

La Procuraduría General de la República (PGR) dijo que conformó un grupo multidisciplinario que investigará el caso en conjunto con las Fuerzas Federales.

Este grupo estará compuesto por Agentes del Ministerio Público de la Federación, adscritos a las Unidades Especializadas en Investigación de Delitos Contra la Salud, de Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestros de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

En mismo mes pero de 2005, también en Zapopan, otro hijo, Iván Archivaldo Guzmán, fue detenido tras un accidente de tránsito al salir de una fiesta. Se le sentenció a cinco años de prisión por lavado de dinero. Fue absuelto en 2008 por falta de pruebas.

Expertos conjeturan que éste podría ser el más reciente de una ola de ataques contra la familia de Guzmán, lo que parece indicar que el capo del narcotráfico ha perdido el control del Cártel de Sinaloa.

Se dice que administraba sus actividades desde la cárcel hasta que se escapó por segunda vez en el 2015, pero cuando fue recapturado se le impusieron medidas de seguridad más estrictas.

En un principio se creía que el secuestrado era Iván Archivaldo. Incluso se mencionó, entre expertos en seguridad, que también Jesús Alfredo estaba entre los secuestrados, es decir, que eran dos hijos de “El Chapo”.

El Fiscal detalló que a partir de las indagatorias se ha logrado identificar a cuatro de las seis personas plagiadas: Juan Daniel Calva Tapia, de 53 años, Victor Galván Leña, de 46 años; Josías Nahuali Rábago, de aproximadamente 35 años, y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, de 29 años.

“Jesús Alfredo Guzmán es hijo de Joaquín Guzmán Loera, así se ha acreditado de lo que se ha localizado de los vehículos y lo que se confrontó con las diversas agencias de seguridad”, explicó funcionario.

De acuerdo con la versión del Fiscal, los sujetos armados abordaron a un total de 16 personas en el bar la “La Leche” y sustrajeron a las seis personas. Y sostuvo que, de acuerdo con los vídeos analizados, el comando huyó hacía el sur.

“Queremos precisar que las investigaciones siguen y en estos momento se siguen realizando diligencias y dictámenes periciales y seguimos trabajando en coordinación con las agencias federales”.

Además aseguró que ya cuentan con la identificación de algunos de los sujetos que perpetraron el plagio: “la investigación nos han conducido a la muy avanzada identificación de algunos de los sujetos que perpetraron esta acción y sus vínculos nos llevan a afirmar que pertenecen a este grupo delictivo que ha estado operando en los últimos años en nuestro Estado”,”

Almaguer Ramírez reiteró que “hasta el momento no hemos recibido ni una sola denuncia, por parte de ni una sola persona para la localización de estas personas que fueron privadas de su libertad y no hemos recibido denuncia o llamada que nos indicara que hay alguien que esta pidiendo la localización de estas personas”

El secuestro, sin un disparo, ha levantado muchas preguntas. Los líderes del narcotráfico por lo regular están armados fuertemente y en guardia. No se desplazan sin antes asegurar sus rutas y no entran a algún lugar sin tener alternativas de escape. Esas reglas, construidas durante años por el crimen organizado, les permiten sobrevivir.

No es claro, entonces, cómo fue que el grupo criminal pudo llevarse al hijo de una familia que, se supone, tiene gran poder.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.