Skip to main content

EL USO DE ARMAS CONTRA MAESTROS Y CIVILES EN OAXACA PONE EN DUDA LA LEGITIMIDAD DE LA REFORMA

Por Redacción

El movimiento disidente de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tomó un nuevo rumbo, cuando fuerzas de seguridad federales y estatales reprimieron a balazos la manifestación en Nochixtlán, Oaxaca, asesinando oficialmente a seis maestros, deteniendo a 21 y dejando al menos a 53 civiles heridos, 41 policías federales, tres de ellos de bala y 14 policías estatales. De acuerdo con políticos, activistas, dirigentes magisteriales y analistas, el Gobierno federal pretende imponer su Reforma Educativa a punta de pistola, granadas, gases lacrimógenos y persecución.

César Cravioto Romero, coordinador de la bancada del partido que lidera Andrés Manuel López Obrador, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), dijo que el Presidente Enrique Peña Nieto pasó de ser un “represor” a un “asesino”.

“Pasó de un represor a ser un asesino. Llevar al extremo una imposición de una reforma con la vida de mexicanos, eso rebasa los límites de tolerancia del pueblo de Oaxaca. La gente ya está harta de este Gobierno, es una irresponsabilidad y quienes han dado las órdenes de entrar a raja tabla a la ciudad, pasando con lujo de violencia, con la muerte, tiene que castigársele con cárcel, con renuncias”, indicó.

Cravioto indicó que como político, nunca imaginó que la represión del Gobierno federal en torno al movimiento magisterial “llegaría a esos niveles”, en donde la violencia cobró la vida de civiles que se manifestaban en un bloqueo.

“No pensé que iba a llegar a estos niveles, la verdad, insisto que ya estamos superando cualquier expectativa de represión en  el país; esto que pasó con los dirigentes de la sección 22 de fincarles responsabilidad de lavado de dinero, es el colmo”, añadió.

La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado anunció que exigirá la comparecencia de los Secretarios de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y de Educación Pública, Aurelio Nuño, para hablar sobre los enfrentamientos con la CNTE.

Los legisladores también demandarán la presencia de Comisionado Nacional de Seguridad Renato Sales para que rinda cuentas sobre el operativo realizado en Nochixtlán, Oaxaca.

El presidente de la Comisión de Educación en el Senado, Juan Carlos Romero Hicks, condenó los hechos en aquella entidad, donde también se reportaron decenas de heridos.

El legislador consideró que las acciones de fuerza realizadas por corporaciones policiacas federales para el desalojo de los docentes no deben ser el camino a seguir por el Gobierno federal.

“Las manifestaciones de violencia son condenables injustificables, independientemente de la fuente de donde provenga y no debe tener cabida en un sistema democrático como el nuestro”, afirmó.

Aunque el Congreso federal carece de facultades, los panistas también adelantaron que solicitarán la comparecencia del Gobernador de Oaxaca Gabino Cué, para que informe sobre los hechos.

El  Partido de la Revolución Democrática (PRD) lamentó y condenó  a través de un comunicado de prensa los hechos violentos ocurridos en Oaxaca e hizo un llamado a las autoridades federales para cesar la violencia y atender los protocolos de Derechos Humanos para el control del desbordamiento de manifestaciones. Además, exigió que la Secretaría de Gobernación (Segob) abra el diálogo  con los profesores para “encontrar una salida a este conflicto que lacera la gobernabilidad tanto en el estado como en el resto del país y que vulnerabiliza a la población civil, más allá de sus filiaciones políticas y sindicales”.

 “Cabe señalar que este tipo de acciones socavan la democracia y la vida institucional de nuestro país, por lo que Gobierno Federal debe abrir el cauce del diálogo para encontrar una respuesta a las demandas de este sector del magisterio. Responder con violencia a la protesta social es una muestra más de la incompetencia de esta administración. Reprobamos enérgicamente la violencia hacia el pueblo de Oaxaca y al magisterio en general, nos pronunciamos nuevamente en defensa del derecho a la manifestación y a la responsabilidad del Estado como garante de la seguridad de la ciudadanía. De continuar los abusos por parte de la Policía Federal, ésta deberá retirarse de Oaxaca por mostrar su incompetencia para la solución pacífica de los conflictos”, señaló el partido.

La fuerza política agregó: “el PRD ve con preocupación que en estos eventos violentos donde la Policía Federal utiliza la fuerza y las armas de fuego para distender el bloqueo, hay abuso de autoridad y violación a  los derechos humanos de las  personas, por lo que exigimos un cese a la violencia y que se ejerza justicia para deslindar de probables responsabilidades a los elementos de la Policía Federal señalados por  cometer abusos y hacer uso de armas automáticas en contra de los manifestantes”.

Cerca de 21 disidentes, entre ciudadanos y maestros, fueron detenidos. De acuerdo con el Gobierno de la República y el Gobierno del Estado de Oaxaca hay unos 53 civiles heridos, 41 policías federales y 14 estatales  y se confirmó la muerte de seis civiles luego de una jornada de enfrentamientos entre integrantes de la CNTE, simpatizantes y elementos de la Policía Federal, quienes desalojaron a los profesores disidentes de la autopista Oaxaca-Puebla y la carretera federal 190, en el municipio de Asunción Nochixtlán, en Oaxaca.

En un comunicado de la Secretaría de Gobernación, ambos gobiernos lamentaron y condenaron los hechos y llamaron a los maestros a deslindarse de “grupos violentos” y comprometerse al diálogo.

“Se tiene registro de la presencia de diversos grupos violentos que durante días han encabezado los bloqueos a carreteras e instalaciones estratégicas. Estos grupos son los principales responsables de las reprobables agresiones físicas a las autoridades estatales y federales, así como a la población civil en general. Al respecto, se hace un llamado a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a que se deslinde de los grupos violentos y se comprometa a un diálogo responsable dentro del marco de la ley para cesar la violencia”, dice el comunicado.

 El enfrentamiento se desató cuando unos 500 policías llegaron al lugar y fueron recibidos con piedras y palos por parte de los profesores, que incendiaron varios vehículos del lugar al intentar utilizarlos como barricadas. La policía de Oaxaca informó que seis agentes resultaron heridos “por armas de fuego” y que unos 20 manifestantes también fueron lesionados.

“Seis elementos de Seguridad Pública, quienes no portaban armas, resultaron lesionados de bala”, escribió la Policía Estatal en su cuenta de Twitter. “Los elementos portaban solo su equipo antimotín -no iban armados- fueron agredidos por disparos durante el Operativo Nochixtlán”.

También la Comisión Nacional de Seguridad dijo que no había armas en el operativo, pero las fotos que circulan y los testimonios lo desmienten.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.