Skip to main content

GRACO RAMÍREZ Y SU ESPOSA ELENA CEPEDA, SON ACUSADOS DE IMPEDIR QUE LOS VÍVERES LLEGUEN A LOS DAMNIFICADOS DEL TEMBLOR

Por Redacción

Graco Ramírez Abreu, Gobernador perredista del estado de Morelos desde octubre de 2012, actualmente es investigado por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) de la Procuraduría General de la República (PGR), por presuntamente haber condicionado la entrega de ayuda a los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

No habían pasado dos días del terrible terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter, cuando en redes sociales pululó un video en el que se observan al menos dos tráilers, proveniente del estado de Michoacán, siendo escoltados por elementos del Mando Único de Morelos hasta una bodega del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Dicho convoy era liderado por la esposa del Gobernador, Elena Cepeda de León, quien funge como titular de la institución.

De acuerdo con el testimonio de los conductores de los vehículos de carga, las ayudas estaban destinadas a ser repartidas de manera directa entre la población afectada. Ésto no fue así, pues tan pronto como llegaron a la entidad, la policía los obligó a dirigirse a la ciudad de Cuernavaca e ingresar a las bodegas del DIF local.

El apoyo que pudo mitigar el sufrimiento que viven municipios como Axochiapan, Ayala, Jantetelco, Jonacatepec, Miacatlán, Ocuituco, Tepalcingo, Tetecala, Tlaltizapán, Tetela del Volcán, Xochitepec, entre otras zonas afectadas, habría sido retenido y reetiquetado por el gobierno de Graco, so pretexto de que no habían bolsas suficientes para distribuir los víveres, dijeron voluntarios testigos de los hechos.

Ese mismo día, el 21 de septiembre, otro video daba cuenta de un acto cuestionable: mientras cinco desconocidos descargaban y resguardaban -en una bodega- el contenido de un tráiler con “ayudas”, presuntamente provenientes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), otra persona despojaba al camión de una calcomanía que rezaba “Centro de Acopio UNAM”.

Tras ser acusado, Graco Ramírez salió a defenderse diciendo que los materiales difundidos en redes sociales pretendían engañar a la población. Un asunto que, en su opinión, es “faccioso” y “totalmente falso” porque lo que está haciendo su administración es organizar las despensas en una bodega con la finalidad de distribuirlos en las próximas semanas.

“El hecho de administrar y concentrar es porque sabemos de la crisis humanitaria que vamos a vivir, que van a vivir cinco de los 13 municipios que se vieron afectados, va a comenzar a partir del lunes”, comentó hace cuatro días, en conferencia de prensa, Jesús Alberto Capella Ibarra, comisionado de Seguridad de Morelos.

Estas acusaciones se dan a poco más un mes de que Graco Ramírez fuera señalado por varias irregularidades y omisiones: tres diputados priistas lo acusan de violar los derechos humanos de la ciudadanía con su actuación ante el socavón que se abrió en el Paso Express de Cuernavaca, en el que murieron dos personas.

Ese mismo mes fue denunciado por retener la nómina de más de 6 mil trabajadores y académicos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM); y por desviar al menos 500 millones de pesos de un crédito de 2 mil 806 millones de pesos, que los diputados locales le autorizaron (en 2013) para la construcción de la nueva sede del Congreso.

Además, es objeto de varias acusaciones por desvíos de recursos en la entidad que gobierna.

La primera dama morelense, Elena Cepeda de León, también dio su versión de los hechos. Según lo que le dijo al Diario de Morelos, todo el asunto es un malentendido debido a la “confusión de los choferes“.

“La ayuda tenía que llegar aquí para armar las despensas y después repartirla. Los conductores se desesperaron porque no podían descargar e intentaron llevarse la ayuda”, explicó al medio citado. Luego añadió: “Nosotros estamos concentrando todo lo que están mandando para armar despensas y llevarlas a diferentes comunidades; tengan por seguro que los apoyos van a llegar”.

La noticia acerca de que Graco y su esposa estaban reteniendo los víveres no tardó en difundirse. Y el viernes 22, la bodega del DIF, que horas antes había recibido cerca de 90 toneladas de víveres, fue el escenario de un saqueo a manos de la población.

Decenas de personas arribaron al lugar de los hechos y comenzaron a llevarse las despensas o a subirlas a distintas camionetas, para supuestamente llevarlas a repartir a los 13 municipios afectados de Morelos. Empero, la versión de las autoridades sugiere que la ayuda pudo haberse perdido en el camino.

Ese día, la Comisión Estatal de Seguridad inició la investigación de 25 personas. Según Capella Ibarra, el saqueo fue cometido tras “la confusión” generada por la denuncia ciudadana en redes sociales, sobre las presuntas irregularidades en la recepción y entrega de donaciones.

Sin embargo, la ciudadanía no fue la única que decidió acudir al llamado. Actores políticos de oposición al Gobierno de Graco Ramírez asimismo hicieron presencia. Uno de ellos fue el Senador Fidel Demedicis Hidalgo, quien no duró mucho en escena porque fue corrido por los ciudadanos.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.