Skip to main content

EL ENDOWMENT, MECANISMO DE CAPTACIÓN DE INGRESOS ANTE LA AUSTERIDAD Y EL CRECIMIENTO DE LA MATRÍCULA

  • El director comercial de Santander Universidades sugirió su uso durante el Congreso Nacional Otoño 2017 de la AMEREIAF, con sede en la BUAP.

Ante la creciente demanda de educación superior, es prioridad incrementar los ingresos de las instituciones. No obstante, esa lógica no coincide con la visión de los gobiernos, ya que mantienen los subsidios o los reducen. En este contexto, el endowment funge como un mecanismo adicional de recaudación de fondos para subsanar esta necesidad, sugirió Rodrigo Méndez Guerrero, director comercial de Santander Universidades, durante el último día del Congreso Nacional Otoño 2017 de la AMEREIAF, con sede en la BUAP.

El especialista definió al endowment como un fondo de capitalización de donaciones y subvenciones que las instituciones reciben por parte de exalumnos, empresarios o fundaciones, las cuales se reinvierten en acciones, renta fija o capital de riesgo, para incrementar el valor del activo con el paso del tiempo. Este proceso, similar al de una inversión, permite mantener el poder adquisitivo real y la distribución del gasto de las universidades.

Explicó que las grandes donaciones y otros tipos de mecenazgos se incorporan a una bolsa endowment que va a perpetuidad. Son numerosas sus formas de financiamiento. Los recursos obtenidos generan retornos de inversión, los cuales pueden ser utilizados para labores operativas y pago de salarios, generalmente cubiertos por los subsidios o las colegiaturas.

Muchas bolsas de este tipo son utilizadas para potenciar el talento de los estudiantes mediante becas, contratar docentes, incrementar la matrícula y emprender proyectos especiales. En general, generan un círculo virtuoso que ayuda a las universidades a no utilizar el gasto corriente que les corresponde.

Hoy en día, todas las universidades importantes en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido tienen sus propios Endowment Funds. Son más de 800 en el país vecino del norte, más de 250 en Canadá y más de 100 en la nación británica.

Ante los miembros de la AMEREIAF -Asociación Mexicana de Responsables de la Estandarización de la Información Administrativa y Financiera en las Instituciones de Educación Superior-, Méndez Guerrero destacó los fondos más exitosos de endowments: Harvard y Yale, con 35 mil 700 millones y 25 mil millones de dólares, respectivamente.

Estas cifras las ubican como los inversores más reconocidos y admirados por su éxito en la obtención de rentabilidad y su particular modelo de gestión (financian una tercera parte del presupuesto anual de sus universidades).

Antes de concluir, instó a los representantes de las universidades reunidos en el Complejo Cultural Universitario, donde se desarrolló dicho congreso, a poner en marcha esta estrategia de recaudación de fondos. En su ejecución, destacó, es importante trasparentar el destino de las donaciones. “Una cultura de transparencia y rendición de cuentas abonará más a la cultura de donación que caracteriza a los mexicanos. Hay que reorientar y brindar posibilidades a su carácter altruista”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.