Skip to main content

UNA INVESTIGACIÓN REALIZADA EN LONDRES REVELA QUE LA CONTAMINACIÓN PODRÍA LLEGARA AFECTAR A FETOS Y PLACENTAS

Por Redacción

Una investigación realizada en Londres ha determinado que las partículas del aire contaminado llegan hasta la placentas de las mujeres embarazadas a través de sus pulmones.

Este aire tóxico produce daño en los fetos, pero todavía no se sabe en qué manera afecta específicamente. Las partículas de hollín se han encontrado en las placentas, y según los investigadores es probable que estas partículas también hayan llegado a los fetos.

Una de las investigadoras llamada Lisa Miyashita, de la Universidad Queen Mary de Londres, ha afirmado que “es un problema preocupante: hay una asociación masiva entre la contaminación del aire que respira una madre y el efecto que tiene en el feto”. Es por eso que Miyashita recomienda a las embarazadas coger otras rutas en las que haya menos contaminación.

La contaminación en el aire puede producir un nacimiento prematuro y que el bebé tengo un bajo peso cuando nazca, según estudios previos a este. Esto puede afectar a la salud del bebé de por vida.

En muchas de las ciudades que tienen más contaminación en el mundo, estos problemas podrían derivar en una “catástrofe de salud pública”, según el estudio realizado en diciembre en más de 500 mil nacimientos en Londres, publicado en la revista académica BMJ.

LAS PARTÍCULAS OSCURAS PUEDEN AFECTAR AL FETO DIRECTAMENTE

La investigación se llevó a cabo en cinco mujeres no fumadoras que dieron a luz a bebés sanos. Se examinaron las placentas y los investigadores aislaron células de macrófagos, que forman parte del sistema inmune del cuerpo y rodean las partículas perjudiciales como la contaminación del aire o las bacterias.

Cuando analizaron las placentas, los investigadores hallaron 72 partículas oscuras entre 3 mil 500 células. Estas partículas tenían un considerable parecido a los necrófagos del pulmón.

Todavía no hay una confirmación final sobre la proveniencia de estas partículas negras de hollín, pero los investigadores afirman que no se les ocurre “otra cosa que puedan ser. Es muy evidente para nosotros que son partículas negras de hollín”, afirma Miyashita. Además en estudios previos en animales, las partículas respiradas por los animales preñados pasaron por las placentas de igual manera.

“No sabemos si las partículas que encontramos también podrían pasar al feto, pero nuestra evidencia sugiere que esto es realmente posible”, explica Norrice Liu, otro de los investigadores. Según Liu las partículas no tienen que entrar en el cuerpo del bebé para tener un efecto adverso, ya que “si tienen un efecto sobre la placenta, esto tendrá un impacto directo sobre el feto”.

El profesor Mina Gaga, presidente de ERS y en el Athens Chest Hospital en Grecia, explica que el daño en los fetos podría darse incluso cuando la contaminación se da por debajo de los límites actuales de la Unión Europea. Mina Gaga ha afirmado que son necesarias políticas más estrictas para tener un aire más limpio y así “reducir el impacto de la contaminación en la salud en todo el mundo, porque ya estamos viendo una nueva población de adultos jóvenes con problemas de salud”.

 

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.