Skip to main content

UN INFORME RECIENTE ENCONTRÓ QUE CASI LA MITAD DE TODA EL AGUA EMBOTELLADA ES EN REALIDAD DE LA LLAVE

Por Redacción

En algunos países consumir agua directamente de la llave es la mejor opción, ya que significa que es igual en cuanto a salud y calidad nutricional a la que está embotellada, pero no todos los lugares pueden disfrutar de esa sensación y recurren a consumir agua embotellada.

El portal web del diario Independent publicó una lista de datos acerca del agua embotellada para ayudar a comprender en qué consiste esté negocio y que de cierto tiene que el agua sea más pura y limpia.

  1. Boston fue el primer lugar en el que se vendió agua embotellada con fines “terapéuticos” en la década de 1760, a través de la empresa Jackson’s Spa.
  2. El consumo mundial aumenta un 10 por ciento cada año.
  3. Los estadounidenses se colocan en el primer puesto de consumo, es decir, que beben más agua embotellada que leche o cerveza.
  4. “El agua embotellada reformó eficazmente el mercado de bebidas”, cito Michael C. Bellas, presidente y CEO de Beverage Marketing, en un comunicado reciente.
  5. Según Independent el costo promedio es de 1.22 dólares por galón, por lo que comparado con el agua de la llave el gasto se eleva 300 veces más.
  6. Un informe reciente encontró que casi la mitad de toda el agua embotellada es en realidad de la llave.
  7. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) en EU, es responsable de realizar pruebas de la calidad y contaminación en el agua del grifo.
  8. Según la ley de la EPA, existe un informe anual de calidad del agua potable, también llamado Informe de Confianza del Consumidor, que detalla de dónde proviene el agua y qué contiene; es claro que la calidad del agua varia de acuerdo al país en el que se vive.
  9. Cuando el agua proviene de un pozo privado (en EU son cerca de 15 millones) la EPA no es capaz de revisar su calidad.
  10. Geólogos informaron en el 2011 que el 13 por ciento de los pozos privados que probaron contenían arsénico o uranio en una concentración que excedía las directrices nacionales.
  11. La preocupación por la pureza del agua eleva el consumo de la embotellada; una encuesta de Gallup demostró que en EU el 63 por ciento de sus habitantes se preocupa por este aspecto.
  12. En cuestiones de sabor en realidad no hay diferencia porque no logramos identificarla; una prueba de la Universidad de Boston encontró que sólo una tercera parte de las personas de su estudio podían identificar qué agua provenía de la llave y cuál era embotellada.
  13. Un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters encontró que aproximadamente se usaron de 32 a 54 millones de barriles de petróleo para producir la cantidad de agua embotellada consumida en EU en el 2007, lo que revela que el proceso de embotellar agua es pesado y caro.
  14. Independent cita a la Asociación Internacional de Agua Embotellada que encontró que se gasta más agua para hacer una botella de agua que para llenarla, se necesita 1.39 litros para producir un envase de agua.
  15. Lo bueno sería que estas botellas se reciclaran pero no es así, según National Geographic en el país vecino del norte, sólo una de cada seis botellas tienen ese fin.

Aunque el agua embotellada pareciera ser la opción más barata y sana es recomendable verificar que realmente sea así, de otra forma el gasto será mayor y la calidad del agua será la misma o, en el peor de los casos, menor al agua de la llave.

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.