Skip to main content

EL COMITÉ EJECUTIVO ESTATAL DE MORENA EN PUEBLA CALIFICA DE TURBULENTA, LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR

El Comité Ejecutivo Estatal de Morena en Puebla deplora el que tanto la Cámara de Diputados como el Senado haya aprobado la llamada Ley de Seguridad Interior pese a la amplia protesta nacional e internacional. Diversas organizaciones de la sociedad civil en nuestro país han levantado sus voces señalando que dicha ley contiene la sanción legal para militarizar la vida pública en el país así como para legalizar oprobiosas violaciones a los derechos humanos. Llama la atención la indiferencia del gobierno federal y de los partidos de la derecha neoliberal, ante este clamor nacional al que se ha unido la preocupación de organismos internacionales como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Amnistía Internacional. No cabe duda que el grupo gobernante está decidido a legalizar la represión en un contexto de creciente protesta social y en el de la inminencia del proceso electoral de 2018.

La ley de Seguridad Interior es la respuesta del gobierno de Peña Nieto ante la solicitud del alto mando de las Fuerzas Armadas de México, expresada en diciembre de 2016, de contar con un marco legal permisivo para poder seguir ejerciendo las funciones policiacas que les encomendó Felipe Calderón desde 2006. Esta ley le da una autonomía operativa a las Fuerzas Armadas y allana el camino para que paulatinamente se conviertan en un actor político con una cuota grande de poder político. En un contexto de criminalización de la protesta, la ley aprobada por la Cámara de Diputados y el Senado, sanciona la participación de las Fuerzas Armadas en la represión de movimientos sociales y cualquier otra movilización que a juicio del ejecutivo ponga en peligro la seguridad del país. El ejército mexicano tendrá facultades de ejercer labores de inteligencia no para garantizar la seguridad nacional sino para entrometerse en la seguridad pública que es una atribución de las corporaciones policiacas. La referida ley también da potestad al gobierno para hacer la llamada “Declaración de peligro de la seguridad interior” para una región o para el país entero hasta por un período de un año, lo cual no es otra cosa que el poder del ejecutivo para declarar una suerte de estado de excepción.

La llamada Ley de Seguridad Interior es la respuesta del establishment neoliberal a la descomposición social creada por la combinación de las políticas neoliberales y el auge del narcotráfico. También es una respuesta a las crecientes movilizaciones sociales y protestas que genera un sistema excluyente y empobrecedor. Es la legalización de una fallida política de seguridad nacional inaugurada por Calderón y continuada por Peña Nieto. Finalmente, es una preocupante medida represiva en un momento en que amplios sectores de la vida nacional se están pronunciando por el cambio de régimen encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Por todos estos motivos, Morena a nivel nacional y en particular nuestro Comité Ejecutivo Estatal, condena esta nueva profundización de la represión de un Estado que cada vez más incrementa su autoritarismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *