Skip to main content

INSTALA LA SEDATU COMITÉ CONSULTIVO NACIONAL DE NORMALIZACIÓN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y DESARROLLO URBANO

  • El Comité está facultado para elaborar Normas Oficiales Mexicanas (NOM´s) y la promoción de su cumplimiento en materia de ordenamiento territorial, desarrollo urbano y desarrollo metropolitano, tal como lo establece la Ley General de Asentamientos Humanos.
  • Con la representación de la Titular de la SEDATU, Rosario Robles, el titular de Coordinación Metropolitana, Francisco Covarrubias Gaytán, presidió la sesión de instalación del Comité.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) instaló el Comité Consultivo Nacional de Normalización de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, el cual está facultado para la elaboración de Normas Oficiales Mexicanas (NOM´s) y la promoción de su cumplimiento en materia de ordenamiento del territorio, del desarrollo urbano y del desarrollo metropolitano.

En representación de la Secretaria Rosario Robles, el titular de Coordinación Metropolitana, Francisco Covarrubias Gaytán, presidió el Comité que se encargará, conforme al artículo 9 de la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, de expedir cinco normas oficiales que establezcan lineamientos, criterios, especificaciones técnicas y procedimientos para garantizar las medidas adecuadas para el ordenamiento del territorio, la conservación de espacios abiertos y la construcción en áreas que no representen riesgo para la población.

“El tema fundamental es que la SEDATU podrá emitir diversas Normas Oficiales Mexicanas, las cuales se derivan en una visión de los tres órdenes de gobierno. Es la única instancia en la que la Federación en forma directa en una norma puede regular alguna materia, en este caso el territorio y el desarrollo urbano”, comentó Covarrubias Gaytán.

Las NOM´s que empezará a trabajar este Comité, integrado por centros de investigación científica y tecnológica, colegios de profesionales urbanistas y/o arquitectos, consumidores, como el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo o INFONAVIT; secretarías de Estado e invitados permanentes, como la Conferencia Nacional de Municipios de México o el INEGI, son las relacionadas con los siguientes aspectos:

i.-  La estructura de la red de vialidades primarias en los asentamientos humanos, centros de población y sus áreas de crecimiento, y para las obras de cabecera y la movilidad urbana.

ii.- La custodia y aprovechamiento de las zonas de valor ambiental no urbanizadas, incluyendo las primeras dunas de las playas, vados de ríos, lagos y vasos reguladores de agua para la resiliencia urbana.

iii.- La homologación de terminología para la jerarquización de espacios públicos y equipamientos en los planes o programas de desarrollo urbano.

iv.- La homologación de contenidos, metodologías y expresión gráfica para la elaboración de los planes y programas en la materia y los criterios para su actualización con una visión de largo plazo, y

v.- La prevención y atención de contingencias en los centros de población para el fortalecimiento de la resiliencia.

El titular de Coordinación Metropolitana de la SEDATU explicó que si bien la figura de la NOM se ha utilizado para la calidad de productos y servicios, en algunos casos dichas normas oficiales que en este caso serán transversales y obligatorias en los tres niveles de gobierno, generarán certidumbre para actuar ante el conjunto de acciones que se pretenden realizar.

Por ejemplo, ejemplo, citó el experto, en espacios abiertos podrán establecerse criterios para la proporcionalidad, para las comisiones, para mantenerlos y preservarlos.

Respecto a la norma sobre vialidades ─refirió Covarrubias Gaytán─ nos va a ayudar a estructurar las ciudades; la de espacios abiertos, a conservar y generar mayor número de áreas, mientras que las normas de ocupación de territorio fijarán los límites para el crecimiento de las ciudades, mientras que las de infraestructura a evitar que se ocupen áreas no deseadas que pongan en riesgo la vida de la población”.

“Creemos que el proceso, la experiencia nacional es compleja se llevarán 6 y 7 meses para la elaboración de una norma, pero a veces es un proceso es más largo. Pero en el 2018 ya deberíamos tener las cinco normas que estamos proponiendo y que la ley nos dio la tarea”, comentó Covarrubias Gaytán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *