Skip to main content

UN REFUGIADO SIRIO QUE VIVE EN EL AEROPUERTO INTERNACIONAL DE MALASIA, HA SOLICITADO ASILO EN MARTE

Por Redacción

Hassan Al Kontar, un refugiado sirio de As Suwayda que vive en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur (Malasia), ha solicitado asilo en Canadá y ha pedido a la NASA que lo lleven a Marte, esgrimiendo que ningún país en la Tierra lo quiere, informó este miércoles The Hindu.

Al Kontar, de 37 años, lleva más de 150 días viviendo en la sala de llegadas de la terminal 2 del aeropuerto de la capital malasia. Huyó de la guerra de Siria en 2011 y se fue a trabajar a Emiratos Árabes Unidos. Cuando se le terminó su visado de trabajo, quisieron deportarlo a su país —donde asegura que podría haber sido arrestado y condenado a muerte por eludir el servicio militar obligatorio—, pero finalmente lo enviaron a Malasia, uno de los pocos países que emite visados para ciudadanos sirios.

Al expirar su visado malasio, de tres meses de duración, se fue a Camboya, donde le denegaron la entrada. Entonces gastó todos sus ahorros reservando un vuelo a Ecuador, que también emite visados para sirios. Lamentablemente, la compañía aérea le impidió subir a bordo del avión y se quedó atrapado en el aeropuerto de la capital malasia sin tener a dónde ir.

¿DESTINO SIN RUMBO?

“Leo entrevistas, artículos y aprendo la ley sobre los refugiados y solicitantes de asilo”, explicó Al Kontar a Kiruba Shankar, autor del artículo que cuenta su historia. A través de su página de Facebook, Al Kantar, que hace dos semanas recibió la trágica noticia del asesinato de más de 150 personas a manos del Estado Islámico en su ciudad natal, narra todo lo que le va sucediendo en su día a día.

El hombre vive de la generosidad de los trabajadores del aeropuerto, que le dan de comer, le ofrecieron el colchón donde duerme e incluso le lavan la ropa en sus casas. Su única esperanza es que el Gobierno canadiense le conceda asilo, cuestión que desde hace dos meses está estancada. Incluso dice que ha solicitado a la NASA que le lleven a Marte viendo que ningún país en la Tierra lo quiere acoger.

Pese a su precaria situación, el hombre no ha perdido su sentido de humor, como lo demuestra su ‘adopción’ de un perrito de peluche que le regalaron unos amigos que conoció en la terminal y al que ha bautizado como Señorita Crimson. Asimismo, ha protagonizado el reto viral ‘Kiki Challenge’ utilizando un carro de equipaje en lugar de un automóvil.

 

FUENTE; SINEMBARGO.MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *