Skip to main content

EL MÍTICO MÚSICO BRASILEÑO JOÃO GILBERTO CREADOR DEL BOSSA NOVA, ESTÁ AGOBIADO POR DEUDAS

Por Redacción

La bossa nova, la música que es seña de identidad de Brasil ha dado grandes popes que integran una suerte de Olimpo artístico y creativo único. Basta pensar en nombres como los de Antonio Carlos Jobim y João Gilberto, que sumados a grandes intérpretes y poetas como Vinicius de Moraes, Toquinho, Caetano Veloso, María Bethania, Elis Regina, o Chico Buarque entre tantos y tantos, permiten dimensionar que ese país, del tamaño de un continente, lo es también, artísticamente inmenso.

La suerte de los músicos y su vida personal transita por otros carriles diferentes a los de la fama, el prestigio e, incluso a los del respeto y el reconocimiento del público. No es nuevo, en la historia del arte en general, que grandes talentos, terminen su vida pobres, rechazados, olvidados, o en forma trágica.

Una lamentable situación padece, justamente, uno de esos próceres de la bossa nova, como João Giberto, que a sus 86 años, está a punto de perder todo lo que ha conseguido en su vida, está agobiado por deudas y reclamos, cuyo origen está en su propia familia.

Según el último número de la revista Veja, el músico vive en “absoluta penuria financiera”, con acusaciones, por parte de su propia hija, Bebel Gilberto, de presentar un cuadro de confusión mental, por lo que pretende interceptar toda la documentación y cuentas bancarias del prestigioso creador. Bebel, logró que su padre fuera declarado incapaz, trata a toda costa de que no pueda firmar contratos ni hacer movimientos en su cuenta bancaria.

La revista publica la última foto de padre e hija juntos, cuando todo andaba más o menos bien, y es de 2015. Bebel vive en Nueva York, pero está en Brasil, para estar en la primera línea de control de las acciones de su padre. Cuenta Veja que el pasado 27 de noviembre, Bebel, junto a un abogado y un oficial de Justicia, fueron al apartamento del músico en la prestigiosa zona de Leblon para entregarle la notificación de que quedaba atado de pies y manos a merced de los caprichos de su hija. El artista no abrió la puerta. Por ahora, João Gilberto a zafado de esta persecusión familiar y judicial, pero los plazos se agotan y el tiempo corre en su contra. Según Bebel, su padre vive en condiciones precarias, está lleno de deudas y gran parte de sus derechos de autor y patrimonio han ido a parar a un banco.

Según indica Veja, la salud de Giberto es precaria. Quienes lo han visto, indican que no pesa más de 55 kilos y su estado es de deterioro, pasa encerrado en su casas, en pijama, sin hacer nada, resistiendo. Los espectáculos anunciados por el compositor y cantante de los últimos años, han sido cancelados. El futuro es incierto. Como finaliza la nota de la revista brasileña, “es triste que, en la recta final de la vida del genio brasileño, como en Chega de saudade, ‘no hay belleza, es sólo tristeza y melancolía’”.

 

FUENTE: SINEMBARGO.MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *